Guía para vacaciones sin plástico

¡Alternativos!

¡¡Felices vacaciones!!

Seguro que estás disfrutando de las cristalinas aguas de algún mar perdido por el mundo. Quizá hayas decidido desconectar en la montaña para sentir el frescor del verde de los montes. En cualquier caso…hoy venimos a hablar de eso, de las vacaciones.

A todos nos encantan. Todos las esperamos por ser ese momento del año para nosotros mismos y aquellos a quienes más queremos. Nos las merecemos. Un capricho para muchos. Deseos de conocer que se hacen realidad. En definitiva, algo maravilloso.

Hasta aquí todos estamos de acuerdo.

Sin embargo, hay un imperativo que se suele aplicar a todas las vacaciones y es aquel de “todo vale”. Me permito comer todo lo que desee, beberme un par de cervecitas sin acordarme de la báscula, gastar agua, luz, y otras energías que no pago yo… puede que esta última afirmación sea un poco rotunda pero el turismo contamina. Y contaminamos mucho.

Bien es cierto que podemos poner de nuestra parte y cerrar el grifo en general para así no gastar tanta agua. Podemos hacer lo mismo con la luz. No me meto ya en las dietas… pero sí que lo haremos con los contenedores. Hoy vamos a daros unos trucos sobre cómo evitar el plástico estando de vacaciones.

  • Paso primero. Como en el baile, este es el paso básico, vamos a aplicarlo en todo aquel momento en el que decidamos que deseamos rebajar la cantidad de plásticos de nuestro día a día. Las bolsas, alternativos, esta es la clave. Me diréis que soy muy pesada pero, ¿cuántas veces vamos al supermercado durante las vacaciones para comprar esto que me apetece o aquello que no tengo? Eso es. Mucho. Por este motivo, os animamos a echar un par de bolsas de plástico al bolso de playa o a la mochila de la piscina. De la misma manera, podemos hacernos con otro par de bolsas de tela para meter ahí unos frutos secos o otros snacks que queramos picar a lo largo del día. ¡BOLSAS DE PLÁSTICO NUEVAS, CERO! No queremos generar más.
  • Botellas. ¡Otro pasito pa’ lante básico! ¿Quién no bebe agua en las vacances? Podéis echar un ojo en nuestro post sobre botellas reutilizables. Tenéis una AM-PLÍ-SI-MA variedad de ellas. Os será muy fácil escoger una porque las hay para todos los gustos.
  • Entraremos ahora en el mundo de los contenedores. ¿dónde meter el bocadillo, la manzana, los pistachos, la ensalada? Tenemos múltiples opciones.
  • Tenemos la opción de las bolsas de tela. Tenemos un post sobre bolsas reutilizables igualmente donde explicamos este punto. Hacemos reviews de productos que hemos probado para así después contaros. Dentro de este apartado tenemos amplia experiencia. Hemos probado varios productos así que… !tampoco será por opciones en este caso!
  • Los envoltorios reutilizables orgánicos: Toda una novedad. Todo un descubrimiento. También tenemos otro post sobre envoltorios ecológicos donde os explicamos los diversos materiales que hemos probado dentro de este mundo. Son muy útiles para los bocadillos, para la fruta, la verdura… Son muy sencillos de lavar. Y ale, ¡ listo para darle un nuevo uso!
  • Los comunes tupper: estos contenedores son los más socorridos para las comidas fuera de casa. Desde Alternativas al Plástico os recomendamos encarecidamente que os decantéis por los de cristal. No queremos generar más plásticos así que probad con estos otros. El único inconveniente que tienen es que son algo más pesados. El resto son todo ventajas. Están libres de BPA’s y son un material puro, limpio. Además, por tamaños y formas…no será.

La comida y la bebida son los puntos más importantes a la hora de evitar plásticos. Es donde más consumimos. Es por esto que una vez concienciados de reutilizar la bolsas y usar botellas de vidrio o acero inoxidable, el gasto de plástico es menor. Igualmente, a esto nos gustaría recomendaros el comprar a granel en la medida que se pueda. Esto evita mucho plástico, de lo que más, nos atreveríamos a decir.

  • Una vez dejado de lado el apartado comida y bebida vamos a meternos en la higiene. No queremos gastar botes y botes de champú. No queremos comprar un gel nuevo en el lugar de destino porque no nos entra en la maleta que hay que facturar. ¿La solución? Champús sólidos, jabones naturales y acondicionador sólido. Esto entra perfectamente en las maletas y dura que no veas.
  • Pasta de dientes, lo mismo. Tenemos formatos realmente interesantes para viaje. Contenedores pequeños que portan pastas de dientes sólidas que duran unos dos meses. Adiós “plásticarros” de los envases de las pastas de dientes.
  • Cepillos de dientes ecológicos. De bambú, madera, lo que sea, ¡pero no os lo olvidéis!  Todavía no se han desintegrado los primeros cepillos de dientes que comenzaron a usarse en este mundo así que a comprar aquellos que sí que con biodegradables y a meterlos a buen recaudo en las maletas.
  • Evitar el uso de pajitas de plástico, vasos de plástico. Entendemos que la idea de llevar tu pajita de acero inoxidable no es una prioridad a la hora de irte de vacaciones. Sin embargo, es muy fácil reducir el uso de este producto que tantísimo daño está causando al medio marino; no consumiendo. Rechaza todo aquello que se te ofrezca y sea de plástico. Siempre hay una alternativa que no deja residuo.
  • Cubiertos y platos para las excursiones que no sean de plástico. Prepárate tu vajilla bien de la propia de casa o comprando alguna especial para picnic si vas a salid fuera.
  • Si fumas, no lo tires. Cada colilla de un cigarro contamina mil litros de agua. Esto no es una broma. Es muy sencillo hacerte con un bote de cristal donde vayas metiendo las colillas para después tirarlas a la basura. En las playas se están recogiendo auténticas barbaridades de cantidades de colillas. Esto es algo totalmente evitable y está en nuestra mano.

Con estos pasos reduciremos increíblemente la cantidad de plásticos en vacaciones. Recuerda: si quieres volver a ver alguno de los paraísos que has visto y permitir que otros puedan hacerlo, has de cuidarlos. Toma parte en este juego.

0 Shares
Copy link
Powered by Social Snap