Pasta de Dientes Natural

“¿Pero cómo voy a encontrar una pasta de dientes que me cause el mismo frescor y sensación de limpieza que la pasta que llevo utilizando toda la vida?”. Esta es la pregunta más frecuente cuando pensamos en la alternativa a ese tubo largo y feo que nos espera en el baño para acicalarnos la dentadura.

Bien, no seáis tan escépticos, existen opciones y os las vamos a contar ahora mismo. Se resume en cuatro palabras: pasta de dientes sólida.

Antes de nada, también mencionar que si queréis fabricar vuestra propia pasta de dientes, aquí tenéis el post que os enseña cómo.

Problemas a prevenir

Los problemas bucales más frecuentes son:

El estrella es la caries. Por ello las principales recomendaciones para tener una boca libre de caries pasan por una constante higiene bucal. Tampoco hay que olvidar que no se debe enjuagar la boca con agua tras el cepillado con dentífrico ya que limita notablemente el efecto de la pasta. Es más recomendable escupir la pasta.

La sensibilidad dental se da por culpa del desgaste del esmalte que provoca dolor porque el nervio se encuentra cada vez más cerca de la superficie. Esto hace que  los cambios bruscos de temperatura se noten en exceso.

Por último, existen casos de enfermedades periodontales como la gingivitis, que provoca el sangrado de las encías.

En todos estos casos queremos remarcar que la visita a nuestro dentista es obligatoria. Ninguna pasta dental va a curarnos de esto problemas. Sin embargo, si que pueden ayudarnos a prevenirlos.

Vamos a hablar entones de los principales ingredientes con los que se elaboran estas pastas de dientes sólidas y sus cualidades.

Ingredientes de la pasta de dientes natural

El carbón blanquea los dientes sin dañar el esmalte.
El Carbonato de Calcio, se utiliza en medicina habitualmente como suplemento de calcio, como anti-ácido y agente absorbente.
El xilitol, azúcar de abedul, reduce la acidez de la boca y evita el desarrollo de las bacterias que causan caries
La arcilla verde cuida las encías sensibles.

Todos estos ingredientes son los básicos para la elaboraión de las pastas de dientes sólidas. Pueden añadirse más en función de su sabor, por ejemplo.

Diferencias con las pastas tradicionales

Ahora bien, partiendo de estos ingredientes naturales, nos gustaría que viéseis la diferencia con las pastas convencionales, que usan productos químicos que aportan una sensación de frescor (que no implica limpieza) exagerada a veces. Además, aseguran muchas de ellas un blanqueamiento e higiene pulcros. Bueno, pues ojo con estos “beneficios” ya que la base de algunos dentríficos se compone de los siguientes elementos. Corre a por tu pasta de dientes y comprueba.

Formaldehído: Se trata de una sustancia que es liberada por multitud de conservantes utilizados para la fabricación de las pastas de dientes y que provoca irritación cutánea y ocular.
Parabenos: Se emplean como conservantes, pueden afectar al sistema endocrino, provocando una liberación irregular de estrógenos, entre otros.
Carragenina: Es un espesante derivado de las algas, que puede producir problemas intestinales e incluso cáncer.
Dietanolamina: Es el elemento empleado para que el dentífrico haga espuma y que está comprobado que causa irritación de las mucosas y de la piel.
Fluoruro: En pequeñas cantidades, fortalece el esmalte y previene las caries, pero es altamente tóxico. La ingestión prolongada de grandes cantidades puede afectar a los huesos.

¿Qué productos hemos probado?

Empecemos pues a mostrar alternativas.

Pasta de dientes sólida ‘Pachamamai’

La primera pasta de dientes que yo utilicé se trata de esta misma que aparee en la imagen. La marca es “Pachamamai”. Se trata de una marca francesa que oferta tres sabores diferentes para estas pastas sólidas. Pachamamai está disponible en tres opciones diferentes:

Pasta “crystal”: sabor a mental.

Pasta “candiz”: sabor a fruto rojos.

Pasta “black is black”: sabor a lima y menta.

Características de estas pastas:

Sin fluoruro o triclosan.
Garantizada sin micro-plásticos.
Dura tanto como 2 tubos convencionales.
Etiquetada Cruelty free y apto para veganos por PETA.
Cajita recargable.
Capacidad: 20 gr.
Diámetro caja: 3,5 cm.

Como os he comentado, son las primeras que usé. La sensación de frescor fue inmediata al igual que su capacidad para hacer espuma. Parece que si la pasta de dientes no hace espuma, no es una buena pasta.

Desde mi punto de vista, tiene un formato idea para viajar, es pequeña y entra cualquier neceser (20gr deproducto). Sobre su durabilidad, con una frecuencia de tres cepillados al día la pasta viene a durar un mes y medio, como mucho, para una persona. No creo que equivalga a dos tubos de dentífrico, me arriesgaría a decir que a uno sí.  Por otro lado, es muy recomendable por tener la opción de comprar el recambio sin necesidad de comprar el envase una y otra vez. ¡Veganos, buena opción para vosotros igualmente!

Para gustos, los sabores. Cada uno que elija el que más le guste en base a sus preferencias. Yo, personalmente, me quedo con el de menta. He de decir que, en mis comienzos, el sabor de esta pasta  era un tanto extraño, acostumbrada a los dentífricos convencionales. No era lo “agradable” que encontramos en ese sabor plástico, extremadamente fresco pero neutro y jabonoso. Era un sabor más natural, algo arcilloso y soso, digamos.

Confieso que, los productos naturales, me resultan eso, sosos, a la hora de utilizarlos. Esto se debe a que no se potencian con ningún químico. Son todo productos naturales que vienen de la madre naturaleza. Aquí  es donde te das cuenta de la cantidad de productos perniciosos que nos “echamos” gratuitamente a diario en el cuerpo y que están de más.

Volviendo a Pachamamai, el único defecto que le encuentro es que notaba que mis dientes estaban más sensibles que antes. No me ha ocurrido lo mismo con otras pastas que os voy a exponer a continuación así que, me aventuraría a decir que, si padecéis de sensibilidad dental, quizá esta no sea la mejor opción.

Tened en cuenta que el modo de uso consiste en untar el cepillo, una vez humedecido, y frotarlo en esta pastilla sólida hasta que se impregne de la cantidad que se estime. No mucha. No seamos exagerados que nos quedamos sin pasta de dientes en dos días.

Por este motivo, hay que pensar cuantas personas van a utilizarla. Si sois escrupulosos, os recomiendo su uso individual. Al final, no dejamos de untar un cepillo ya usado, limpio, pero usado. Así que pensad si compartir es vivir o mejor todo pa’ mi.

Otro inconveniente, podría ser el precio. Esta pasta puede resultar  cara. Son alrededor de 12 o 13 euros de pasta de dientes. El recambio está entre 9 y 11 euros.

Pasta de dientes ‘Georganics’

Pasamos ahora de Francia a UK. Allá encontramos la empresa “Georganics”.

Esta empresa ofrece seis sabores diferentes:

English Peppermint: Sabor a menta y lima.
Activated Charcoal: A pesar de que su ingrediente base es el carbón activado, está saboreado con menta.
Spearmint: Aceite esencial  de menta
Pure: Aceites esenciales de coco. Sabor más suave.
Tea Tree: Sabor a te verde.
Red Mandarin:  Sabor dulce y floral (según su web) con esencias de naranja. Más cítrico pero sin ser exagerado.

Envase de cristal. Con capacidad de 60ml. Es idóneo para viajar pero, si lo comparamos con la anterior, es tres veces más grande. Creo que este tamaño es bueno para tener en casa. Esta pasta de dientes tiene una textura más melosa, no es sólida como la anterior. En envase de cristal viene en la cajita de cartón con un palo aplanado que usaríamos para aplicarla encima del cepillo de dientes. Este palito es la diferencia que hace pasar de desventaja (como el caso anterior) a ventaja el uso compartido de esta crema. También es cierto que su consistencia blanda facilita su repartición. Yo este palito no lo uso y meto diretamente el cepillo para coger la pasta. No me resulta engorroso este proceso, tampoco sucio, sólo que el palito si me parecía más latoso de usar (coge el palo, aplica la pasta, limpia el palo, cuídate de que no se pierda…). Comparto la crema con mi razón de existir así que no pasa nada.

Sabor muy agradable, al igual, como he dicho, agradable cremosidad. No hace tanta espuma como la anterior (tampoco quiere decir que no sea buena). Y sí que he notado que mis dientes están menos sensibles.

La perdurabilidad es mayor que la anterior al ser más grande el envase. Esta pasta de dientes podría alargarse hasta los dos meses de uso con una frecuencia de tres cepillados al día.

Otra buena noticia, vegans welcome!! Ideal para vosotros.

Es más económica que la anterior, lo que supone un punto a favor, en internet se puede encontrar desde 8 a 12 euros. Yo la compré en una tienda por 8.50 euros.

Cómo hacer tu pasta de dientes casera

Cinco son los ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite de coco
  • ¼ de cucharada de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de arcilla blanca
  • 2 gotas de aceite esencial de menta
  • Una pizca de sal de mar

¿Por qué estos ingredientes?

El aceite de coco ayuda a mejorar la flora intestinal desde tu cavidad bucal y previene la candidiasis oral.

Los distintos alimentos que ingerimos y su nivel de acidez alteran constantemente el pH natural y óptimo de nuestra boca y pueden llegar a desequilibrarlo. Para contrarrestar este efecto podemos usar bicarbonato de sodio en nuestra pasta de dientes.

La arcilla blanca es un pulidor natural rico en minerales y poco agresivo. Además es alcalina, así que reduce la acidez en la boca.

Los aceites esenciales como los de menta o lavanda ayudan a combatir la placa y la gingivitis, siempre y cuando se usen con el cepillado y con la ayuda del hilo dental. Si no sabes qué aceites esenciales son aptos para consumo es importante que lo consultes con un profesional.

0 Shares
Copy link
Powered by Social Snap