Microplásticos

Hemos dicho que no todos los plásticos se pueden reciclar. También hemos afirmado que los plásticos no se desagradan, tardan cientos de años y, realmente, no pasar a ser “nada” o algo provechoso y natural para nuestro planeta. Entonces, ¿qué ocurre?

En el documental Un Océano de Plástico, explican muy bien dónde van a parar la mayoría de esos plásticos que usamos en nuestro diario.

Muchos que compran en el supermercado vegetales envueltos, manzanas embolsadas, paquetes de galletas que vienen de cuatro en cuatro empaquetadas, en montones de dos después para hacer una bolsa entera y otros productos, piensan, al tirar estos sobrantes que recubren lo comestible, la basura desaparece, como por arte de magia. Antes de proseguir, hazme el favor, vete al frigo de tu casa y cuenta los envases de plástico que hay. Sólo en el frigo de tu casa. Bolsas, yogures, botes, tuppers de un solo uso, etc… el otro día, en un frigo de casa ajena, conté veinte productos de plástico. Multiplica. Veinte envases por dos apartamentos por cuatro pisos que tiene el edificio…160 envases de plástico por un bloque de edificios. Un bloque PEQUEÑO de edificios. Muchos años, son muchos años los que tienen que pasar para que eso desaparezca. Sólo la idea de la cantidad de plástico que almacenamos me da escalofríos. ¿Aterrado tu también después del viaje al frigo?

Pues vamos a ayudarte a que eso se reduzca considerablemente con la siguiente información:

Como decía, en este documental que se puede ver en Netflix, se explica qué es lo que sucede con todo este tipo de envases o recipientes. Los plásticos, antes de desaparecer por completo, pasan por estadíos previos que sólo se puede resumir en una palabra: microplásticos. Los hay de todas las formas, tipos y colores. Son una amenaza clara en nuestros océanos porque están acabando con la vida de los animales marinos.

Microplásticos.

Viendo la foto, llegarás a la conclusión de que estos pedazos pueden ser confundidos con comida por los habitantes del mar. Y eso es lo que ocurre. Los peces los comen, las aves os “cazan” y las ballenas se llenan de ellos cada vez que “insuflan” los litros y litros de agua que toman para obtener de ahí su alimento. No es noticia una ballena muerta. No es ya inusual ver pájaros muertos en las cosas. Ni peces. La muerte es un proceso natural de la vida. Pero no cuando sus causas son éstas:

Estómago de un ave lleno de plástico.
Microplásticos hallados en este pez.

Se extraen en vivo 234 trozos de plástico del estómago de un ave durante el documental. La experta bióloga es preguntada por un alarmado presentado si éste es su record. Ella niega con pesar mientras afirma que la cifra tope que ella ha detectado en un polluelo de 90 días es de 276 piezas de plástico.

No os preocupéis. Os hago el símil ya mismo.

276 piezas de plástico en un polluelo de 90 días se compararía como si un humano hubiera ingerido la friolera de doce pizzas de plástico. seis y ocho kilos de plástico es nuestros estómagos. 15 % de nuestra masa corporal.

¿Qué cuerpo funcionaría así?

Deja un comentario

0 Shares
Copy link
Powered by Social Snap