Envoltorios Ecológicos

Alternativos,

Vamos a continuar con esta tradición y estilo de vida que estamos creando poco a poco y sin enterarnos casi. ¿Cómo lleváis el “sorpaso”? Seguro que muy ilusionados y felices. Estoy también convencida de que os entristece las noticias que escuchamos a diario y que versan sobre la naturaleza. Se está poniendo la cosa muy fea. Pero igualmente se que descansáis tranquilos porque tenéis en mente un próximo cambio, además de los muchos que ya hayáis llevado a cabo hasta ahora.

Hoy nos metemos de lleno en la cocina. A mi hay algo que me trae de cabeza. Algo que usamos bastante a menudo y ante lo que debemos encontrar una alternativa. Me refiero a un producto rutinario, que ayuda a conservar los alimentos y que no ha encontrado un aliado con la naturaleza hasta hace bien poco. Porque…¿ quién no ha usado el papel de plata o el film?

Piénsalo bien. Cuantísimo utilizamos y total para unas horas… y del bocadillo, de cubrir el plato de sobras o la media cebolla envuelta, a la basura, y al contenedor, y al mar. Más porquería.

¿Problema? Solución. Tranquilos, que haberla “hayla”. Pero antes, y como es costumbre, vamos a hablar un poco de los productos rutinarios para así conocerlos mejor.

Envoltorios tradicionales y sus problemas

Por un lado, el papel film, se utiliza más en hostelería que el papel de aluminio, pues tiene varias ventajas: se adapta mejor a cualquier superficie, se rompe menos y es transparente. Es, además, bastante más barato que el papel de aluminio. Los orígenes del papel film se remontan a la II Guerra Mundial. Diez años antes de la contienda, una empresa norteamericana descubrió por casualidad una sustancia plástica que soportaba cualquier producto químico. Así, los militares de Estados Unidos comenzaron a usar películas de este plástico para proteger los motores y armas de la corrosión. De ahí a proteger alimentos solo había un paso.

¿En qué momentos debemos usar papel film?

  • El film plástico es más útil para envolver algunos alimentos que, debido a su forma, no se adaptan bien al papel de aluminio (que se rompe más fácilmente). Es ideal para conservar en la nevera frutas, verduras, algunos embutidos, tapar envases y, en definitiva, cubrir cualquier cosa que tenga una forma más o menos irregular.
  • El film aguanta mucho peor el calor que el papel de plata y es por ello que no suele utilizarse para cocinar. Os recomendamos encarecidamente que obvieis usar el film de plástico en el microondas o en cualquier lugar que alcance altas temperaturas.

Entonces, ¿cuando no lo utilizo?

  • Para cocinar a altas temperaturas, como en hornos, barbacoas o sartenes.
  • Para envolver productos que vayan a estar expuestos a la luz solar. Recordemos que los plásticos alteran su composición si son expuesto al sol. Esto significa que desprenden toxinas nocivas para nuestro organismo.

Hablemos ahora del papel de plata. Aprovecho para introducirlo como opción que ofrece una mejor garantía en materia de reciclado. Debería ser por tanto la primera posibilidad que se nos viene a la mente para un uso convencional del papel; es decir, aquel que queremos para cubrir un plato con sobras o media cebolla que nos sobre.

El papel de aluminio empezó a utilizarse a principios del siglo XX, cuando sustituyó al papel de estaño que se usaba para propósitos similares, pero en ocasiones dejaba malos olores en los alimentos. En la actualidad se usa en todo el mundo y, sólo en Europa, se producen aproximadamente 800.000 toneladas al año.

Por si no lo sabías, no hay ninguna diferencia entre usarlo por el lado brillante o mate, es sólo una característica de su proceso de fabricación sin ninguna influencia en sus propiedades.

¿Cuando lo utilizo?

  • El papel de aluminio crea una barrera más fuerte contra los olores que el film plástico, por lo que impide mejor que aquellos alimentos que desprenden más olor impregnen de su aroma toda la nevera. Es por ello el envoltorio más adecuado para el pescado, por ejemplo.
  • Este material resiste mucho mejor el calor que el film, por lo que puede utilizarse para cocinar, y es ideal para utilizar en barbacoas y para cocinar con la técnica papillote, que permite que los alimentos se cuezan al horno en sus propios vapores.
  • Se trata de un envoltorio opaco, por lo que está más indicado si, por cualquier razón, los alimentos que buscamos preservar van a recibir la luz del sol.

¿Y cuando lo evito?

  • El papel de aluminio puede utilizarse para congelarpero, en el proceso, puede quedarse pegado a los alimentos. Como alternative podemos usar bolsas de plástico reutilizables de congelado, que están específicamente diseñadas para este fin.
  • En la medida de lo posible, es mejor evitar usar el papel de aluminio para envolver alimentos ácidos, como el tomate o los escabeches, que pueden provocar una migración del papel a la comida. Las latas de bebida o tetrabriks están recubiertos con capas de polímero que impiden el contacto directo del alimento con el aluminio, por la posibilidad de que se dé esta contaminación. En condiciones normales, esta migración es reducidísima, pero la contaminación aumenta notablemente con los alimentos ácidos, así que es mejor meterlos en un envase de vidrio, por ejemplo.
  • Nunca debe utilizarse en el microondas. Podemos provocar fuego artificiales.

Pues una vez conocido el enemigo, no nos unimos a él. Nos vamos a conocer otras posibilidades porque somos muy buena gente. Como decía mi abuela; “amigos, hasta en el infierno”, pero no el plástico, no nos la jugamos, que ni en el infierno se degrada este cabrón.

Envoltorios de Cera de Abeja

Envoltorio de Cera de Abeja y Aceite Jojoba, Renaturis.

Desde los montes cántabros nos llega esta fabulosa idea de impregnar un trapo de algodón orgánico con cera de abeja, resina vegetal y aceite de jojoba. Me temo que los veganos no son “welcome” en este apartado pero, tranquilos porque aqui tenemos alternativas para todos los gustos. Seguid leyendo hasta llegar más abajo.

Tipos de estampado. Variadísimos.

Como curiosidad, mencionar que la cera de abeja contiene propiedades antisépticas que convierten a este envoltorio en un conservante natural. Este producto está hecho a mano y se adapta perfectamente a cualquiera de los elementos que deseemos envolver. Disponemos de cuatro tamaños diferentes:

Pequeño Mediano Grande Súper- Grande
20 X 21 cm 25 X 28 cm 33 X 36 cm 42 X 46 cm
4,90 € 6,20 € 8,60 € 12, 95 €

Este fue el primer envoltorio que yo compré para hacerle frente al film de plástico o papel de plata. Estaba muy contenta con su uso. Y estoy. De hecho, sigo utilizándolo de manera rutinaria para envolver las verduras o los platos de las sobras. Aprovecho para hablaros acerca de los usos de este producto.

Cuidados básicos del “cacharrillo”

  • No usar estos envoltorios directamente sobre carne cruda o pescado crudo.
  • No utilizar para comida caliente. Os recomendamos que dejéis que la comida se enfríe antes de cubrirla.
  • No usar en el horno, ni microondas ni lavavajillas. Es muy importante evitar altas temperaturas y el calor directo.
  • Lavar el envoltorio con agua fría y dejar secar “al aire” posteriormente.
  • Entre cada uso, guardar el envoltorio doblado o enrollado.
  • Los alimentos que tiñen fuertemente por sus colorantes naturales (como la remolacha), pueden dejar algo de color en la tela. No preocuparse, que se limpia y si deja algo de mancha, es mancha “güena”, de la madre tierra. Ahí está bien.

Mis pensamientos con este producto son muy positivos. Sólo le veo un “pero”. Y es que su consistencia puede resultar un tanto desagradable. Se lo he regalado a todo mi arsenal de tías y han puesto la misma cara como cuando de pequeña les enseñaba mi “flubber”, esa masa gelatinosa que se puso de moda en los años 2000. Y ahora, que todo vuelve. En definitiva, me pusieron cara de “¡¡¿¿pero qué es esto??!!”. Lo usan todas. Pasado la primera impresión del contacto, te haces. Puede resultar pegajoso y dejar algo de ese pegamento en los platos o recipientes que cubramos. Nada especial. Nada que no se pueda limpiar con un trapito húmedo. Y sobre el trapito en el que se convierte después… no os puedo decir nada. Llevo un año usándolo y, a pesar de que en la web advierten de que esta es la vida de este producto, yo llevo usándolo este tiempo y mantiene sus características.

Envoltorio de Alimentario Vegano, Renaturis.

Seguimos en la peninsula, ¿eh?. Sin movernoa de Cantabria. La misma empresa, Renaturis, pensando en todos los públicos, han ideado la misma alternativa, pero para veganos. ¡Qué maravilla!

Igualmente disponen de unos estampados ideales que le gustan a cualquiera.

Mismo método, estamos ante un producto que es un paño de algodón orgánico impregnado en cera de candelilla, resina vegetal y aceite de jojoba. Los cuidados e indicaciones para el “cacharillo”, los mismos que en el anterior. En este caso tampoco recomiendan utilizarlos para envolver carnes ni pescados crudos, debido a que ese tipo de alimentos contienen numerosas bacterias que sólo se pueden eliminar con agua caliente y jabones agresivos.

Table de precios y tamaños, la misma que en el anterior producto:

Pequeño Mediano Grande Súper- Grande
20 X 21 cm 25 X 28 cm 33 X 36 cm 42 X 46 cm
4,90 € 6,20 € 8,60 € 12, 95 €

¿Impresiones? Me encanta también. Lo uso igual que el otro. Lo noto menos pegajoso pero también un pelín más rígido que el anterior. Lo utilizo para lo mismo pero si que es cierto que se amolda de manera más acartonada en un primer momento. Pero es totalmente maleable y se adapta a la forma que deseamos.

Por cierto, os advierto de que, cuando los metemos en el frigo, se quedan más rígidos de lo habitual, ambos dos. Pero les basta con unos minutitos para “chupar” el calorcito ambiental, y vuelven a ser los paños impregnados que conocimos en un inicio.

Yo uso los más grandes. Tomé la decisión de que, ya que me ponía, pues me ponía bien. Además, otra ventaja es que estos paños se pueden recortar. Así que si, por ejemplo, compráis dos paños super-grandes, podéis dejar uno intacto y el Segundo partirlo en cuatro trozos o en el número que deseéis para adecuarlo a vuestras necesidades.

Disponibles en lotes en su página web. Al igual que están disponibles toda la amplia variedad de dibujos estampados que podemos elegir.

Envoltorios de Silicona

Hablaremos ahora de una iniciativa muy curiosa y práctica que ha aparecido recientemente en el mercado. Seguro que muchos los habéis visto en redes sociales.

Se trata de una especie de tapa de silicona moldeable a cualquier superficie. Resulta ser un producto SUPER práctico a la hora de cubrir platos, ensaladeras, botes de conserva o alimentos como media sandía o una cebolla.

Resultan ser de gran utilidad y fabricados con un material que es duradero y está libre de BPA. Se trata de una silicona totalmente apta para uso con comestibles.

Podemos encontrar esta alternativa en páginas zero waste las cuales realizan envíos a domicilio cutilizando productos reciclados y siendo más sostenibles con el medio. Bien es cierto que los envíos a domicilio ya de por sí no son muy respetuosos con el medio ambiente por la cantidad de desechos que se producen cada vez que nos entregan un paquete a casa. La mayoría de estas tiendas dan la opción de ser recoger los paquetes en las tiendas.

La manera en la que pueden ser compradas estas tapas son en packs de 6 y de 12 tapas. El precio gira entre los 9 y 14 euros respectivamente.

Existen distintas dimensiones. Tantas como ofrezca la casa que las produce. Las más comunes son los siguientes diámetros: 6,5 cm; 9,5 cm; 11,5 cm; 14,5 cm; 16,5 cm; 21 cm.

Envoltorios de bocadillo reutilizables

Si estás en búsqueda de envoltorios ecológicos para tu comida, esa también es una opción.

Estas opciones contienen plástico pero hay en concreto una que nos encanta por ofrecer variedad y durabilidad. Además es una alternativa muy bien acogida por los más pequeños.

Boc ‘n’ Roll, Porta-bocadillos de la Empresa Roll’Eat.

Como decimos, estos productos contienen una silicona en su interior que ofrece una garantía en la preservación y limpieza de la comida que se transporta en en ellos.

Nos gusta especialmente este envoltorio diseñado para bocadillos porque nos parece una opción que se estira mucho en el tiempo y resulta muy sencilla para los más pequeños.

Esta opción se trata de un paño de tela por una cara adherido a otro “paño” de silicona haciendo ambos uno. En la parte de la tela viene un cierre, como se aprecia en la fotografía:

El resto es usarlo día tras día. Envuelve el bocadillo de manera casi hermética, evitando que nada se desparrame. No mancha. Una vez vayamos a comer el bocadillo, podremos desplegar este invento a modo de mantel. Esto es un detalle que me encanta y que me resulta muy práctico para incluso llevármelo al trabajo. Sin mencionar lo útil que es para picnics o excursiones.

Yo lo tengo en color rosa. La variedad de estampados es inmensa. Para todos los gustos. El precio es de 10 euros.

Envoltorios de regalo ecológicos

¿Queréis saber qué es lo que hacemos para envolver regalos?

Llevamos meses utilizando este método. Empezamos las navidades pasadas y desde entonces, nos parece una buenísima opción. Somos lectores, nos gusta leer revistas y periódicos. Seguro que con alguna de las dos opciones cuentas ahí al lado, en tu casa, ¿verdad?

¡Claro! Pues toma una revista vieja, busca una página donde aparezca un dibujo o fotografía que te guste y… ¡úsala como envoltorio! Os aseguramos de que esta es la mejor opción para darle salida doble a las revistas que compramos. Esto también evita ir a una tienda a consumir más papel.

¿Un ejemplo?

Y aquí otro para que agudices la imginación y te eches a las manualidades. ¡¡Es super guay!!

Muy interesantes estas opciones, ¿verdad?

¿Las conocíais? ¡Ahora ya no podéis decir que no!

1 Share
Copy link
Powered by Social Snap