El Plástico y sus Números

Vamos a comenzar este espacio de “curiosidades” con números. Números que son realmente escalofriantes. Números de los que somos responsables y ante los que no podemos (o no deberíamos) girar la vista hacia otro lado.

Desde hace cincuenta años nos han enseñado a que el plástico se recicla, el plástico se degrada. No es así. El plástico se fragmenta dando lugar a plásticos más pequeños. No se evapora, no desaparece, es uno de los productos más duraderos en el mundo. Esta característica podría significar una ventaja. Sin embargo, a la larga se está convirtiendo en una pesadilla.

Durante el año 2018, cada persona en el planeta generó de media 136 kilos de plásticos de un solo uso. En 2050 se triplicará la producción de plástico si seguimos por este camino. La vida media de las bolsas de plástico es de 12 minutos. Es curioso que le demos un uso tan corto a un producto tan perecedero. Lazamos 8 millones de toneladas de plásticos cada año al mar. De esta cifra, el 70% pasa a convertirse en “flora o fauna” (nómbralo como desees) del fondo marino. Allá por debajo de 1600 metros de profundidad.

El 80% de los plásticos del mar procede de la tierra. A la vista está. Aquí os presento una foto con el resultado. Estos desechos se recogieron durante la quedada organizada por Greenpeace con Jon Kortajaerna como embajador el día 10 de marzo del 2019 en la playa de Ereaga, Getxo, Pais Vasco.

Estos grandes plásticos, como hemos mencionado al inicio, se convierten en microplásticos. Os animaría a que fueseis a una playa, allá donde más lejos haya llegado la pleamar, y os pongáis a mirar en los restos de esa marea. Seguro que encontrais mucho de esto:

Esto es el plástico, alternativos. Una porquería que se “disfraza” de alimento para los peces y aves y termina matándolas porque ya no les cabe más plástico en el cuerpo. Os hablaremos sobre ello, pero más adelante.

Además de matar a animales, también genera un efecto en los humanos. Se ha demostrado que los plásticos contienen bisfenoles. Esto genera lo que científicamente se conoce como “actividad estrogénica”. ¿Qué significa esto? Te explico; el plástico libera unas toxinas en nuestro cuerpo que actúan como hormonas, llamémosles mejor ‘falsas hormonas´. Esto significa que estas ´falsas hormonas´sustituyen a las hormonas naturales que generan nuestro cuerpo y bloquean o incentivas su función, lo cual desestabiliza el organismo entero puesto que el sistema hormonal, directa o indirectamente está implicado en el resto de sistemas corporales.

¿Te han quedado ganas de saber más?

Existen muchas curiosidades que se han generado en torno al plástico. Vamos a explicarte muchas y muy variadas historias que seguro que te convencen cada día un poco más para poner tu grano de arena e ir disminuyendo tu consumo de plástico.

Recuerda: pequeños gestos son los que generan grandes cambios aunque tú los percibas.

Deja un comentario

0 Shares
Copy link
Powered by Social Snap