Desodorantes Naturales

Hola, alternativos,  bienvenidos a un nuevo post de “Alternativas al Plástico”. Hoy vamos a escribir sobre los desodorantes.

Es muy usual ver filas y filas de desodorantes en las baldas de los supermercados que suponen kilos y kilos de plástico. Pensad, ¿qué tanto por ciento de lo que uso cada día como desodorante, es plástico y qué parte producto?

No me olvido tampoco de los envases de aluminio  que son también tan dañinos para nuestro medio ambiente; bien cuando se crean, bien cuando no se destruyen.

¿Por qué utilizar un desodorante natural?

No obstante, el daño no está sólo fuera, también lo encontramos, obviamente, en el producto en sí. Te desvelamos a continuación por qué los desodorantes más “comerciales” pueden resultar peligrosos para tu salud. ¿La razón? Sus componentes.

1. Aluminio

El aluminio viene siendo desde hace décadas fuente de muchas suspicacias en lo referente a la salud; algunas de ellas merecen una cierta atención y otras no. En el caso de los anti-transpirantes, se utilizan sales de aluminio para obturar físicamente la salida de secreciones exocrinas. Se ha objetado que dicha obturación puede ser inconveniente para la transpiración, pero no se ha demostrado que el aluminio pase a través de la piel al cuerpo.

Además, en el improbable caso de que lo hiciese, el aluminio, cuyo exceso ciertamente es poco recomendable, puede ser expulsado por la mayoría de las personas, de modo que no se tienen pruebas de que se acumule. De hecho, ingerimos aluminio de diversos alimentos que lo contienen.

2. Ftalatos

Son la esencia del clásico olor a cola o pegamento y se usan para pegar a la piel la película de anti-transpirante. Es cierto que los ftalatos son un producto peligroso, pero siempre que se ingieran o inhalen y entren en el torrente sanguíneo. Además de provocar intoxicaciones se los considera un disruptor endocrino cuando proceden de envases plásticos. Ahora bien, no hay pruebas de que puedan pasar desde la barrera dérmica al torrente sanguíneo. Tampoco están en una cantidad tan grande como para que al oler nuestra axila los inhalemos.

3. Parabenos

Muy usados en cosmética, se utilizan de conservantes en los anti-transpirantes, para que empapen bien la epidermis de la zona y se extienda la crema. Se les acusa de ser disruptores endocrinos y las distintas leyes limitan el uso de algunos de ellos según personas y zonas del cuerpo. Sin embargo, en general la mayoría están permitidos en adultos. No obstante, están en continua revisión. Propylparaben y butylparaben, por ejemplo, y a pesar de ser admitidos por la norma europea, son sospechosos de alterar el sistema hormonal, por lo que no se recomiendan en las zonas cercanas a las mucosas. Un reciente estudio arroja dudas sobre la peligrosidad de todos ellos.

4. Triclosán

Es un antiséptico muy usado en champús anti-bacterianos, cremas para el acné y otras aplicaciones para eliminar bacterias. Se le critica que si penetra a través de las glándulas en el torrente sanguíneo podría llegar a la flora intestinal y desequilibrarla, e incluso hay un estudio que asegura que así ocurre.

También se le acusa de ser un disruptor endocrino que causa alteraciones de la hormona tiroidea, por lo que cabe preocuparse por cómo puede llegar al medio ambiente cuando nos duchamos y nos eliminamos los restos. Otra crítica a este compuesto es que no distingue entre flora ‘buena’ y flora ‘mala’, con lo que podría favorecer la aparición de hongos u otras bacterias que también podrían causar malos olores.

5. Fragancias sintéticas

Este apartado hace especial referencia a los desodorantes, sobre todo los de spray. Algunos productos como el butilfenilo metilpropinal, un aldehído conocido también como lilial, son considerados por algunas organizaciones como disruptores endocrinos. También se le hace responsable de ciertas alergias.

Por el momento cuenta con la aprobación de las autoridades europeas, aunque la última revisión del Comité Científico Europeo sobre Seguridad en el Consumo va en el sentido de pedir que sea declarado no seguro. En consecuencia, la industria ya está trabajando para sustituirlo por otro aldehído más seguro, el nympheal.

El desodorante…

Producto del diario muy recurrido y que, si falla, nos puede hacer pasar una mala mañana. ¡Tranquilos, tenemos opciones!

Desodorantes naturales que hemos probado.

Seguramente os estéis preguntando si los desodorantes sólidos son efectivos y duraderos. Ahora mismo pasaremos a responder a esta pregunta con algunos ejemplos con distintas texturas y para distintos tipos de pieles.

Antes, me gustaría incidir en la importancia del “continente”. Daos cuenta de que estamos hablando de cartón y metal, materiales 100% reciclables y que no interfieren para nada en el producto. Estos son claros ejemplos en los que el “continente” no afecta al “contenido”, como sí veremos en muchos otros casos.

Primer caso: Empresa We love the planet

Ante nosotros tenemos una marca holandesa con experiencia en el mercado.

Este producto, en concreto, se trata de una crema muy untuosa que podemos aplicar con la mano. Los ingredientes son naturales. Para garantizar la validez de estos productos, “we love the planet”cuenta con los siguientes certificados:

Este producto es muy cómodo de usar. La empresa dispone de una gran variedad de fragancias para escoger, todas muy frescas y duraderas. El envase tiene un tamaño aproximado que puede ocupar la palma de la mano. La duración de este envase, con una frecuencia de un uso diario, podría ser de un mes y medio (para los generosos) y dos meses para los más racionales.

Se trata de uno de los desodorantes que más durabilidad, a diario, han tenido de los que he probado. No irritaban mi piel, es más, gracias a sus components aceitosos, la hidrataban.

Muy útil para ir de viaje.

Quizá lo que nos rechine un poco es el precio ya que cada lata tiene un coste de entre 11 y 12 euros, dependiendo de la tienda.

¡Oh! Y se me olvidaba… ¡no apto para veganos, sorry! Contiene cera de abejas, por ejemplo.

Como curiosidad os comento que también tiene disponible en stick, es decir, la barra.

Os dejo una foto y pasamos a hablar de la barra desodorante de otra marca.

Segundo producto: Empresa Ben y Anna.

Parejita alemana que dejó la urbe berlinesa para irse al “country side” y empezar una vida amable con el medio ambiente. Veganos ambos dos, por lo tanto… ¡welcome veganos! Esto es lo que buscábais.

Gradísima variedad de olores. Yo, personalmente ahora mismo uso “el morao”, se llama “provence”, lavanda como aroma de base. A mi padre le “he endiñado” el “pure” y está encantado. Es una aroma más neutro, no denso, que pasa mas deapercibido.

Lo que me encanta de estos desodorantes son el formato. Es un cilindro de carton, con la barra en sí dentro. La barra se empuja desde la base (que asciende) y aparece por el otro extremo como si fuese un “roll” convencional. Es muy cómodo de aplicar.

Otra de las ventajas es que es el aroma persiste y cumple su función.

El precio, sin duda, es otra de sus grandes ventajas. Podemos encontrarlo desde 7,95€ hasta unos 9€ (dependiendo de la tienda).

Componentes testados y certificados por “ICADA organisation”.

Los inconvenientes podríamos resumirlos en su tamaño. Quizá la barra sea un poco grande si estáis pensando en viajar con un equipaje reducido. Es totalmente perfecto para usarlo en casa. Por otro lado, al ser un desodorante sólido en su esencia, no cuenta con la cremosidad del ejemplo anterior, así que su aplicación podría resultar un tanto más “rasposa”. Pero nada desagradable.

¿Durabilidad? ¡Más de dos meses seguro!

¡Vamos ahora a Francia!

Tercer producto: Marca Lamazuna.

Como veis cómodo. “chinin” donde los haya.

Este producto cuenta con el tamaño perfecto para viajar… más o menos del tamaño de un corcho de botella de vino siendo un poco más ancho de lo habitual.

No existen olores disponibles. Sólo hay esta versión.

¿Mi principal queja de este producto? Su textura. Resulta un poco desagradable a la hora de aplicarlo. Cuando lo he usado, la estructura se siente arenosa lo cual “araña” la piel y, en mi caso,  era un tanto fastidioso después de procesos donde la piel está más sensible, como tras la depilación.

No es caro, su coste es de diez euros y su duración puede alargarse hasta dos meses o más.

Producto del todo vegano. Envase muy bonito de cartón.

¡Eco a tope!

¿Por qué estos desodorantes naturales son útiles?

Es indiscutible el punto a favor en lo relacionado con la naturaleza. Cada vez que compramos un desodorante que contiene cualquier tipo de plásticos estamos contribuyendo a que ese residuo tarde cientos de años en degradarse. ¿Os imagináis la simple tapa de un desodorante multiplicado por miles de personas que han usado un desodorante, y todo este montón de tapas en el fondo del mar? O enla superficie, donde sea. Es una basura evitable, fácilmente evitable si orientamos nuestra compra hacia alternativas biodegradables como las que os hemos mencionado anteriormente.

Otro punto imporante son los ingredientes de estas “recetas”. Como habéis visto, hay muchas opciones y cada día hay más y más donde podemos elegir entre productos que no usan tantos químicos y que respetan más nuestro cuerpo.

Ahora déjame preguntarte, ¿qué es útil para ti? Opino que, a partir de ahora, cuando pensemos en utilidad en relación a los productos que adquirimos, hemos de mirar hacia el futuro en términos de cómo ese material se va a descomponer y cómo va a afectar a mi cuerpo. Está claro que apostamos desde Alternativas al Plástico por productos duraderos y de calidad. Así que esos son los puntos hacia donde debería girar nuestro poensamiento. Nos queda poco tiempo de ser “útiles” por lo que cambiemos el “chip” y tornemos más respetuosos con el planeta. Curiosamente estos hábitos conducen también hacia productos más respetuosos con nuestro cuerpo.

¿Cómo hacer mi propio desodorante?

¿Difícil? ¡No por cierto!

3 es el número:

  • 3 cucharadas de almidón de maíz, también llamado fécula de maíz (tipo maicena).
  • 3 cuchadadas de aceite de coco.
  • 3 cucharadas de bicarbonato.

Mezclamos estos tres ingredientes en un tarro de cristal y…that’s it! Obtendremos un desodorante de consistencia más cremosa. En el caso de desearlo más sólida estos mismos tres ingredientes los viertes a una cazuela. Remueves la mezcla mientras se calienta. Una vez que ha conseguido esa textura líquida los remueves tres minutos más y echas la mezcla a un envase de vidrio. De ahí lo metes a la nevera y lo dejas un día entero. Esperas, un poquito sólo, hemos de tener paciencia… ¡y ya está! Listo para usar.

Esperemos que os haya servido esta revisión de los desodorantes. No dudéis en contactarnos dsi tenéis cualquier pregunta o si deséais que hagamos una review de otros productos de este tipo.

¡Muchas gracias por vuestro tiempo!

0 Shares
Copy link
Powered by Social Snap