Cápsulas Nespresso Recargables

Alternativos,

Desde el primer día que vi el anuncio del producto del que vamos a hablar hoy…no he podido dejar de pensar y probar diversas alternativas. Se trata de una idea que me encanta. No se si seréis fans de la música pero, en los pasados premios Grammy, Alicia Keys salió tocando dos pianos. Iba haciendo un recorrido por las canciones que a ella le hubiera gustado crear, diciendo eso mismo “Esta es la canción que a mi me hubiera gustado crear…”. Finalmente, cerró una serie de hits de otros tiempos con la franse “y es entonces cuando creas canción que soñabas” sonando así “New York”. Cuento esto porque, el producto de hoy, hubiera sido que a mi personalmente, me hubiera gustado mucho haber creado. Una idea original, fresca y sostenible en su totalidad.

Ya desde hace años se pusieron de moda. Si menciono que George Clooney popularizó su marca, ya está todo dicho.

Hace años que la marca Nesspreso sacó al mercado un nuevo modelo de tomar el café rutinario que nos hacíamos por las mañanas en la cafetera italiana. Desde entonces, me atrevería a asegurar que una amplia cultura del café se ha abierto ante las personas que aman este mundo. Tenemos ya todo tipo de clases de café, de aromas, de orígenes, de intensidades. La oferta en las baldas de los supermercados es amplia. Ni que decir queda que esto se ha llevado hasta el punto de tener pequeñas cafeteras como las de los bares en las casas para los maestros cafeteros más selectos.

Maravilloso.

El café es un placer y, a quienes nos gusta una buena taza de este líquido para empezar el día, nos sabe a gloria.

Sin embargo, Nespresso trajo consigo un mundo de modelos de cafeteras diferentes. El boom fue tal que, otras marcas tomaron nota y se lanzaron a la piscina con el mismo concepto, pero con diferente forma.

Entonces, nosotros, consumidores, nos podíamos volver locos perdidos con entre tanta cafetera y tanta cápsula con formas redondas, cuadradas, hexagonales, pentagonales… Aquí ya la cosa no es tan maravillosa. Esto, desde mi humilde punto de vista. Somos unos consumidores natos y nos sumamos a cualquier moda que nos entre por los ojos. Yo incluida.

Nos obstante, “esta sería una de las canciones que me hubiera gustado crear…”, aparecen alternativas a tanto desecho.

Hablaremos hoy de las cápsulas recargables para cafeteras Nespresso.

Antes de nada, me gustaría comenzar con un par de apreciaciones. Este tipo de cápsulas vamos a rellenarlas de café molido. Esto nos abre un abanico de posibilidades tremendo y al alcance de nuestra mano. Podemos usar el café que veníamos utilizando toda la vida para esa cafetera italiana de antaño. Igualmente, si nos hemos olvidado de comprar el café en nuestra tienda habitual, cualquier café molido del supermercado es perfectamente útil. Recordemos que mejor comprar a granel. No plásticos, señoras y señores.

Por otro lado, algo que a mi me traía de cabeza era el tema de… “¿y cómo se cual elegir yo para que salga buen café y no se filtren los granos de café molido?”. Por ste motivo, compré unas cuantas y voy a compartir con vosotros mis experiencias.

Por último, apuntar que todas las cápsulas que aquí se muestran van a ser de acero inoxidable. Las hay también de plástico pero asumo que las de acero, a pesar de ser más caras, son más duraderas y evitamoos recalentar el plástico en la cafetera. No olvidemos que no queremos someter a este material a altas temperaturas por el riesgo que tiene de liberar toxinas.

Cápsulas de Nespresso Recargables, Sealpod.

Etas cápsulas son de acero inoxidable, ligeras y con un resultado en nuestro café final muy similar al de las cápsulas convencionales.

No os dejéis engañar por la silicona negra que aparece en la fotografía. Yo en un principio pensé que era la tapa que se colocaba a la cápsula para introducirla directamente en la cafetera pero no. Esta es una tapa convencional y lo que colocamos como cierre de nuestra cápsula para echarla a funcionar es un adhesivo. Este es el punto que menos me gusta a mi. Tenemos vienen unos cuantos en el envase original con la cápsula de acero inoxidable pero, deberemos recargar constantemente las pegativas en nuestra despensa para así tener suficientes para el futuro. Dejando a un lado el engorro de reponer las pegatinas, estas mismas suponen un gasto y un residuo que podemos evitar.

No obstante, se puede recubrir con papel de plata y la función es la misma. Seguimos generando residuo pero directamente del rollo de aluminio. No gastamos nada comprando las pegatinas que nos vendrán en una bolsa de plástico y en un paquete que no es amigable con el medio ambiente en cuanto al envío se trata. Somos muy proclives a pedir todo por internet por la comodidad de recibirlo en casa pero…esto tampoco beneficia en nada al medio en el que vivimos por todo lo que contamina cada paquete que nos llega a casa.

El precio está en torno a los 20 euros por cápsula. No te extrañes, ya mencionamos que eran caras pero tendrás que muy pero que muy duradero.

Como aparece en la foto, viene con un cazo dispensador.

Cápsulas de Nespresso Recargables Mister Barista, Sunday.

Aquí tenemos una opción con tapa de silicona que si que se usa en la cafetera. Esta tapa precisa de maña y fuerza para acoplarse en el cuerpo de la cápsula al inicio. Una vez que, con los usos, se de la de sí, es más sencillo colocarla. Este punto es clave porque, si no cerramos bien la tapa, puede ser que el café no se haga como esperábamos y tengamos que volver a empezar. Y os aseguro de que, una vez que la cápsula se ha usado, no querréis volver a limpiarla ya que está, literalmente, ardiendo, por el calor que genera la cafetera.

El resultado es el mismo que el de las cápsulas convencionales. Cuando digo que “el mismo”, me refiero a que no sale aguado y conservamos en nuestro café esa espuma que tanto nos gusta de este tipo de cafeteras.

El precio de una unidad es de unos 28 euros.

También se acompañan de un cazo dispensador que hace de prensador por el otro extremo.

Cápsulas de Nespresso Recargables, i Cafilas.

Mantenemos la rutina de cápsula de acero inoxidable y tapa del mismo material. Aparentemente, tiene muy buena pinta ya que la tapa dispone de unas ranuras que simular los orificios que se originan en las cápsulas convencionales después de hacer el café. Presentan en la tapa una pequeña goma circular que la rodea. Esto puede ser un problema para encontrar recambio. Pero los hay en amazon.

Ahora bien, el café resultante es un pelín más aguado. Se nota algo de diferencia. No hablo de un resultado tipo el café americano, pero si que algo menos concentrado.

El precio de esta cápsula es de 19 euros la cápsula. El kit se acompaña de una brocha para limpiar la cafetera y de un cazo dispensador para echar el café a la cápsula. Prensador incluido.

Cápsulas de Nespresso Recargables, Waycap.

Sin duda mis favoritas. Es cierto que el precio se eleva un poco pero…merece la pena. Cápsula y tapa de acero inoxidable creadas en Italia. Tenemos tres piezas. Una el cuerpo, la arandela y la base de la tapa que también aparece perforada como se aprecia en la fotografía.

El resultado es excepcional. Muy bueno el café.

Además, hay diferentes lotes con distintos precios pero todos ellos se acompañan de un curioso dispensador que es el que aparece en la fotografía, y un prensador para aplanar bien el café de la cápsula. Además, este dispensador se puede usar como cajita para llevarla de un lugar a otro. No olvidemos mencionar que, en todos los kit igualmente disponemos de tres bases diferentes para usar dependiendo del grano de café que vayamos a usar (más molido, menos molido) y un filtro para evitar llenar esa taza de café de posos del mismo.

¿El precio? Son 46 euros la cápsula con el envío incluido. En dólares son 36 la cápsula así que calculad más o menos a cuanto sale el envío a España. Es una muy buena compra.

Para terminar, si todavía ninguna de estas alternativas os convence porque se va de precio, es totalmente entendible. Yo hice muchas búsquedas y estuve horas viendo vídeos y leyendo sobre esta nueva opción en distintas páginas. Aquí os mostramos los modelos más asequibles, dentro de que no es muy económico, más vendidos y con mejores resultados.

Pero como digo, si todavía estás pensándotelo, pasaremos ahora a describir cómo reutilizar las cápsulas de Nespresso que ya has utilizado. En otras palabras, vamos a dar vida a esas cápsulas antes de tirarlas a la basura.

  1. Abres la cápsula por la base donde se encuentra el papel metal.
  2. Vacías la cápsula del café que ya has utilizado.
  3. Limpias bien la cápsula de los restos que queden. La secas.
  4. Rellenas la cápsula con el café molido que elijas para recargarla. Intentas prensarlo.
  5. Recortas un cuadrado de papel de plata. La superficie del mismo puede ser de 2,5 cm X 2,5 cm o de 3 cm X 3 cm. El suficiente para cubrir la cápsula.
  6. Colocas el papel de plata encima de la cápsula para tapar el café y doblas los extremos para así sellar el cuerpo de la cápsula. Es importante que cierres bien todo el borde redondeado de la cápsula. No importa que quede alguna esquina sobrante pegada al cuerpo de la base. Con tal de que no sobresalga, es suficiente.
  7. ¡Pruébalo! ¡¡Seguro que te llevas una sorpresa porque funciona mejor de lo que esperabas!!

Leste proceso lleva tiempo pero es muy efectivo también y muy beneficioso en tanto que reusamos las cápsulas.

Alternativos, gracias por vuestro tiempo. Esperamos que os haya gustado este nuevo post y que os sirva para vuestra futura elección. No olvidéis que estamos abiertos a cualquier duda y recomendación por vuestra parte.

2 Shares
Copy link
Powered by Social Snap